25 de novembre de 2019

'Gat Vell. Dites marineres': Reedició, èxit internacional i de nou a la Vila Joiosa.


Des de que va guanyar el 20é Premi Bernat Capó de difusió de la cultura popular, Gat vell. Dites marineres, de Francesc Xavier Llorca no ha fet més que guanyar lectors i lectores, captivats per les paraules amb regust salat. Tant és així, que en menys de 9 mesos des que va sortir d'impremta ja tenim una segona edició. I les alegries que no paren, com tampoc l'incansable savi que és el seu autor.

Francesc Xavier Llorca torna a presentar "Gat vell. Dites marineres" a La Vila Joiosa, aquesta vegada en el marc de la "Setmana de la Discapacitat" on els alumnes amb diversitat funcional del Centre Ocupacional Les Talaies, tindran un paper important.


Gat vell. Dites marineres, no s'ha quedat només al nostre rodal. com a bon gat mariner, ha viatjat per la xarxa, de manera que el podem trobar ressenyat al worldcat (aquí en teniu l'enllaç) amb una crítica francament bona, moltes gràcies!

També ha arribat físicament més enllà dels oceans des d'on ens ha arribat aquest missatge que ens ha emocionat tant, que no hem pogut fer altra cosa que compartir-lo. Moltes gràcies, Rubén Ángel Pérez!

Ruben Angel Perez Mañana se cumple una semana que Gat Vell, Dites marineres, está en mis manos y si no he agradecido aún como se merece tan bello envío es porque no encuentro el modo de hacerlo en la medida justa. Qué soy un apasionado y un curioso ya lo saben. Pero no salgo aún del mi asombro ante un libro en el que se reúnen tantas motivaciones para ello. Cuando vi las fotos que me mandaron no advertí que esto pasaría. Estaba encantado con la dedicatoria del autor pero creí que se trataba de un libro “costumbrista”, de esos que en los pueblos suelen aparecer de la mano de algún aficionado. “Gato Viejo” no me decía nada y algo prometía el subtítulo. Como buen ansioso, ni bien lo tuve, lo revisé de adelante para atrás y de atrás para adelante y empecé a entusiasmarme. Hermosa y cuidada edición, papel, diagramación, fotografías, tan bellos que me anticipaban que estaba ante algo importante. Investigué, con estos medios electrónicos, la catadura del autor y a medida que avanzo en la lectura del libro no hago más que confirmar lo profundo de su conocimiento del tema y la bella forma de transmitirlo. El mar, la nautica, las costumbres marineras me han atraído desde siempre. Con gran esfuerzo “despunto el vicio” cómo puedo en medio del desierto patagónico en las represas o en los lagos cordilleranos. Cuando el excesivo viento de por aquí no lo permite “navego” en obras técnicas o con la literatura de Conrad, Pérez Reverte, Jorge Amado, nuestros Haroldo Conti o Vito Dumas, o cuanto libro me cuente cosas del arte de navegar. Con Gat Vell estaré, del mismo modo, más cerca de la Marina Baixa. Cuando viajo prefiero visitar los pueblos de marineros, me fascinan los puertos y pasó horas recorriendo las marinas. Este libro parece decirme que los genes conservan la memoria del origen. Ahora empiezo a entender por qué tanto me atraen aquellas cosas cuando he nacido y me he criado tan lejos del mar. Por aquí, se sabe, a los que llevan la piel curtida por el sol y la sal y, por extensión, también a los que tienen pasiones por aquello, se los llama “viejos marineros” o, mejor, “viejos lobos de mar”, yo siempre aspiré a lograr habilidades suficientes en esas artes, para merecer el apelativo, ahora, ya de verdad viejo, prefiero el de “gat vell” favorecido porque aquí nadie sabe valenciano.
No me han regalado solo un libro, esto es un vino exquisito, para beber despacio, tanto como el valenciano en que está escrito me lo impone, descubriendo a medida que avanzo en su lectura nuevas notas de cata. Me han traído hasta aquí la ilusión de estar allí y coronándolo todo la dedicatoria del autor que es a la vez, y muy en serio lo tomo, certificación de mi querido origen. Muchas gracias Adriana y Miguel por enviarme tan precioso regalo y a Francesc por ocuparse de rescatar, con tanta calidad, estas manifestaciones culturales, alimento para mi alma.
U


 



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada